'La masacre de la humanidad': una secuela de 'La guerra de los mundos' de H.G. Wells

Al final de la novela de H.G. Wells de 1898 La guerra de los mundos, los invasores marcianos están todos muertos, habiendo sucumbido a las bacterias que infestan nuestro planeta y contra las cuales nunca habían creado resistencia. Si bien fue un final sorprendente, Wells preparó al lector para ello con varias pistas, comenzando con su oración inicial:



Nadie hubiera creído en los últimos años del siglo XIX que este mundo estaba siendo observado con atención y de cerca por inteligencias mayores que las del hombre y, sin embargo, tan mortales como la suya propia; que mientras los hombres se ocupaban de sus diversas preocupaciones, eran escudriñados y estudiados, tal vez casi tan estrechamente como un hombre con un microscopio podría escudriñar a las criaturas transitorias que pululan y se multiplican en una gota de agua.



A pesar del fracaso inesperado de lo que probablemente era solo un grupo de exploración, ¿Marte, un planeta agonizante y agotado, simplemente abandonaría sus planes de conquista? ¿No seguirían esos intelectos vastos, fríos y poco comprensivos mirando nuestra Tierra con los mismos ojos envidiosos y, lenta y seguramente, trazarían nuevos planes contra nosotros?

Masacre de la humanidad, de Stephen Baxter (Corona)

Ésa es la premisa de La masacre de la humanidad de Stephen Baxter (la frase aparece en la novela original de Wells) y, aunque un poco demasiado larga y relajada, es una obra de homenaje y extrapolación muy agradable. La acción, que comienza en 1920, sigue su curso. Los capítulos de Baxter son breves y conmovedores, y hábilmente reutiliza muchos de los personajes originales de Wells.



[Fotografió a Victor Hugo y Jules Verne, ahora el centro de atención está en él]

Por ejemplo, se revela que el narrador anónimo del libro de Wells es Walter Jenkins, ahora el autor más vendido de la Narrativa de las guerras marcianas y que sufre del síndrome de estrés postraumático. Ese astuto sobreviviente de Cockney, también conocido como The Man on Putney Hill, ahora lleva el nombre de Bert Cook, y sus aventuras entre los extraterrestres han sido sensacionalistas en Memoirs of an Artilleryman. La señorita Elphinstone, la heroína del vuelo desde Londres que empuñaba un revólver, resulta haberse casado, pero luego se divorció del hermano del narrador, Frank, y ahora trabaja como periodista independiente. Aunque la perspectiva global de Baxter nos muestra los efectos de la Segunda Guerra Marciana en docenas de combatientes y civiles, Julie Elphinstone será su personaje principal.

La década de 1920 de La masacre de la humanidad no es la que conocemos por la historia. El general Marvin, que logró derribar una de las máquinas de combate de los marcianos en la novela original, ha aprovechado su popularidad para convertirse en el líder de la derecha de Inglaterra. Arthur Conan Doyle incluso ha escrito un libro patriotero en el que lo alaba. Lo más significativo es que Alemania derrotó rotundamente a Francia en la Guerra de Schlieffen y ahora está involucrada en un prolongado conflicto con Rusia.



En los siete años transcurridos desde la invasión original de 1913, Walter Jenkins ha estado obsesionado con la posibilidad de un segundo ataque marciano, para desesperación de su psiquiatra, Sigmund Freud. Como corresponde a un militarista fuerte, el primer ministro Marvin ha organizado debidamente un ejército enorme y bien entrenado, ansioso por hacer estallar en pedazos a cualquiera de esos monstruos de ojos saltones, mucho antes de que puedan instalar sus máquinas de combate en forma de trípode y sus rayos de calor mortales. Esta vez, sin embargo, Marte lanza no 10 sino 100 cilindros, y los primeros 50 son esencialmente bombas atómicas destinadas a despejar el área de aterrizaje de las fuerzas enemigas.

No diré más sobre el curso de la invasión en sí, pero el resultado final es, como Baxter titula la segunda sección de su libro, Inglaterra bajo los marcianos. Después de una implacable destrucción masiva, los alienígenas conquistadores consolidan sus fuerzas dentro de un perímetro circular de 20 millas de ancho en Buckinghamshire. Las personas atrapadas dentro de este cordón deben sobrevivir gracias a su ingenio, y muchas de ellas viven como personajes de una película de Road Warrior. Bert Cook, una vez más, entra en juego.

[Ray Bradbury: Un agradecimiento por un autor que 'vivirá para siempre']

Mientras tanto, Julie Elphinstone, intrépida reportera, emisaria involuntaria de Walter Jenkins, arma secreta de los militares, viaja de Inglaterra a Francia, a Alemania, a través de las alcantarillas de Londres y, finalmente, al corazón mismo del reducto marciano. Allí, Julie se entera de que estos alienígenas vampíricos chupadores de sangre están alterando el clima y el ecosistema de la Tierra para parecerse a los de su propio planeta; incluso están comenzando a manipular la evolución humana, planeando convertir a los humanos en un ganado dócil, parecido a Eloi. ¿Es posible que las cosas empeoren en la Tierra? Por supuesto que pueden: más cilindros marcianos comienzan a llover en todas partes del globo.

El autor Stephen Baxter (Sandra Shepherd)

A lo largo de The Massacre of Mankind, Baxter ofrece regularmente guiños intertextuales a los lectores que conocen sus Wells. Refiriéndose a sus advertencias desatendidas, Walter Jenkins se queja: Te lo dije. Ustedes maldito tontos - estas son las mismas palabras que Wells propuso como su propio epitafio. Varios episodios se hacen eco de elementos de La máquina del tiempo, The Land Ironclads, el visionario relato corto de Wells sobre la guerra de tanques, y La isla del Dr. Moreau. El gran escritor mismo es referido, con desdén fingido, como The Year Million Man, una alusión al artículo juvenil de Wells sobre los humanos del futuro como cabezas de huevo con cuerpos y extremidades atenuadas. Baxter incluso asiente oblicuamente a Edison's Conquest of Mars de Garrett P. Serviss, una serie de pulp real de 1898 escrita en respuesta a The War of the Worlds, y luego menciona a Grovers Mill, Nueva Jersey, que se hizo famoso como el lugar de aterrizaje en la radio de 1938. dramatización - la transmisión de pánico - de la novela de Wells.

En 1995, Baxter publicó The Time Ships, una secuela premiada de The Time Machine. Como escritor de ciencia ficción, obviamente le gusta trabajar a gran escala. Aún así, su nuevo pastiche de Wells contiene demasiadas escenas de batalla y demasiados personajes, la mayoría de los cuales hacen solo una aparición fugaz, mientras que las grandes revelaciones no siempre sorprenden tanto como podrían. A pesar de estos defectos, al menos el 90 por ciento de La masacre de la humanidad sigue siendo muy divertida, ¡y ni siquiera he dicho nada sobre los humanoides de Venus!

Michael Dirda revisa libros para Livingmax todos los jueves.

2000 actualización de comprobación de estímulo

Lee mas:

¿Quién mató a Roland Barthes? Quizás Umberto Eco tenga una pista.

Selecciones de libros de verano de Michael Dirda

la masacre de la humanidad Una secuela de 'La guerra de los mundos' por H.G. Wells

Por Stephen Baxter

Corona. 453 págs. $ 27

Recomendado