¿Puede un nuevo libro de autoayuda curar la dilación? Lo probé y esto es lo que encontré.

PorMichael Lindgren 27 de diciembre de 2018 PorMichael Lindgren 27 de diciembre de 2018

Noviembre: Empeñado en fomentar problemas, mi editor astuto y travieso me envía un correo electrónico preguntándome si me gustaría escribir sobre un libro de autoayuda llamado The End of Procrastination, de Petr Ludwig (St. Martin's, rústica; $ 15,99). Da la casualidad de que no soy propenso a la postergación, soy demasiado nervioso, sino con el espíritu de. . . ciencia, estoy de acuerdo. ¡Quizás me vendría bien un poco de autoayuda!



8 de diciembre: Después de un intercambio de bromas cada vez más aburridas sobre las fechas límite, mi editor envía el libro y yo indago. ¡Estoy listo para mejorarme a mí mismo!



8 de diciembre, más tarde: De inmediato, me meto en problemas: el viejo dicho ' No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy 'Realmente da en el clavo' aparece en sus primeras páginas. La oración es una trifecta de cliché, metáfora mixta y cursiva innecesaria y, por lo tanto, es casi personalmente ofensiva. Sigo leyendo.

La historia del anuncio continúa debajo del anuncio.

9 de diciembre: Luego, Ludwig (divulgador científico y consultor de empresas europeas Fortune 500) comienza a diseñar herramientas para avanzar hacia una versión final de mi visión. ¡Tarea! ¡Soy bueno en la tarea! Como burócrata natural, disfruto activamente rellenando formularios. Felizmente me sumerjo en hacer un Análisis FODA (S = Fortalezas, W = Debilidades, O = Oportunidades, T = Amenazas) e imprimiendo listas de hábitos de las Procrastination.com sitio web.



¿Cuál es el extraño encanto de Bob Ross? Pinté mi camino hacia una respuesta.

dragón dorado jugar desde casa

11 de diciembre: Incluso para los bajos estándares del género, el trasfondo sociológico de este libro, lo que la ciencia sabe, es una cena de perros de clichés de administración gastados, citas hacky y ciencia popular dudosa. No obstante, soy bueno para seguir instrucciones, así que obedientemente hago un punto rojo en mi lista de hábitos cuando me he perdido una de mis metas diarias decididamente poco ambiciosas. Un punto verde significa éxito.

Actualización del control de estímulo mensual de 2000

12 de diciembre: Ludwig sigue acumulando papeleo. Se supone que debo programar una reunión conmigo mismo, utilizando la inevitable hoja de trabajo. Descargo y abro la hoja de trabajo y comienzo a escribir mis objetivos (terminar las compras navideñas). Por capricho, envío la hoja de trabajo por correo electrónico a mi editor, a modo de registro.



12 de diciembre, diez minutos después : Mi editor, sin postergar las cosas, me envía un correo electrónico diciendo que no puede abrir el archivo de la reunión conmigo mismo porque Livingmax no tiene el software necesario. ¿Agregué GoFundMe para comprar software doc mgmt para WaPo? a mi lista de ideas.

La historia del anuncio continúa debajo del anuncio.

13 de diciembre: La audiencia prevista de Ludwig de una clase empresarial adinerada en cabos sueltos a menudo está cruelmente lista para la burla. Uno de los compañeros de Ludwig llega a él en una situación desesperada. Todo carece de sentido, dice el hombre. Voy a renunciar e ir a buscar un trabajo administrativo en alguna parte. ¡Oh, el horror! ¡La miseria! ¡Imagínese reducido a la degradación interminable de un trabajo administrativo!

14 de diciembre: Completando mi lista de hábitos, resisto la tentación de mentir.

15 de diciembre: Cuando llego a casa, estoy exhausto; Trabajo en una librería y este es uno de los días de mayor actividad comercial del año. Gruño ante las hojas de trabajo y me desplomo en mi sofá para una orgía de comida chatarra y Twitter.

La historia continúa debajo del anuncio.

16 de diciembre: Mi espiral moral continúa: me sorprendo agregando retroactivamente pequeñas tareas que ya he completado, ex post facto, a la hoja de tareas diarias, solo para tacharlas de la lista. La sed capitalista de eficiencia performativa es fuerte en este.

Anuncio publicitario

19 de diciembre: Después de otro día de castigo de venta minorista navideña, se me ocurre que mi irritación ambiental con El fin de la procrastinación proviene de su distintivo olor a emprendedor en la economía de los conciertos, que considero profundamente pernicioso. Según Ludwig, la gran mayoría de los trabajos que la gente realiza en la actualidad requiere un enfoque creativo. Necesita salir más de la casa, decido.

Rachel Hollis ha cortejado a millones de mujeres con su libro. ¿Cuál es su mensaje?

para que se usa winstrol

20 de diciembre : Mantengo la segunda de mis reuniones conmigo mismo. Bajo la pregunta ¿Qué he logrado desde la última reunión? ¡Escribo mucho a la defensiva!

La historia continúa debajo del anuncio.

23 de diciembre: Tengo una confesión que hacer. He estado haciendo trampa en The End of Procrastination al volver a mi querido diario de balas híbridas para mantenerme en el camino correcto. He cometido adulterio con el sistema de seguimiento del flujo de trabajo. Lo siento, Ludwig. No eres tu; soy yo.

diariamente elige 4 estrategias para ganar

24 de diciembre: Visiones de fútbol televisado bailando en mi cabeza, termino de empacar para mi estancia de vacaciones en Pensilvania. Dejo El fin de la procrastinación y mis hojas de trabajo en mi escritorio, listas para ser reanudadas después de las vacaciones, pero en el fondo sé que para mí, este es realmente el fin del fin de la procrastinación.

Anuncio publicitario

¿Qué he aprendido? Bueno, mi índice de felicidad se ha estancado en alrededor de 6, y mi lista de hábitos, como el mapa electoral en la noche de las elecciones, tiene una tendencia roja. Pero todo el ejercicio ha tenido desde el principio una bocanada de inutilidad. Incluso Ludwig admite, un poco con tristeza, que después de leer libros de autoayuda, las personas tienden a olvidar rápidamente la mayor parte de lo que acaban de aprender y que no se producen cambios a largo plazo.

La historia continúa debajo del anuncio.

Esta ineficacia general es el resultado de una paradoja ineludible de la autoselección: las personas que más necesitan libros de autoayuda son las menos propensas a leerlos, mientras que cualquier persona con la disciplina para ceñirse a un esquema como el que se presenta aquí. Es poco probable que necesite su guía.

Pero hay más que eso. Mi verdadero problema con El fin de la procrastinación ( traducido por la cofundadora de Procrastination.com, Adela Schicker ) y libros de su tipo es que prometen una solución ilusoria a problemas que no pueden resolverse a nivel individual. Si tan solo pudiera dejar de procrastinar, si tan solo pudiera ser más eficiente, si tan solo pudiera inclinarme más. . . estos libros prometen convertirnos en monstruos de productividad bien engrasados, al tiempo que implican que si no lo somos, la culpa es nuestra.

Anuncio publicitario

Esto es cruel y peligroso. Lo que el estadounidense promedio necesita no son listas de hábitos e interruptores internos, sino un salario digno y una vivienda asequible. Visto de esta manera, la procrastinación lo es. . . un acto de resistencia? ¡Quizás nuestras vidas podrían necesitar más dilación! ¡Creo que esa debe ser la verdad interior que el libro está comunicando! ¡Feliz año nuevo!

Michael Lindgren es un colaborador frecuente de Livingmax.

cual es el video mas viral en youtube

EL FIN DE LA PROCRASTINACIÓN

Cómo dejar de posponer y vivir una vida plena

Por Petr Ludwig. Traducido del checo por Adela Schicker

St. Martin's Essentials. 272 págs. $ 15,99

Una nota para nuestros lectores

Participamos en el Programa de Asociados de Amazon Services LLC, un programa de publicidad de afiliados diseñado para proporcionarnos un medio para ganar tarifas al vincularnos a Amazon.com y sitios afiliados.

Recomendado