Reseña de libro: The Sense of an Ending, de Julian Barnes

El sentido de un final la novela más reciente del escritor inglés Julian Barnes, se abre con una breve lista de los recuerdos de 40 años del narrador, junto con la condición de que el último de ellos no es algo que realmente vi, pero lo que terminas recordando no es No siempre es lo mismo que has presenciado.



Es la primera de muchas salvedades de este tipo en esta historia de Tony Webster, un jubilado de 60 y tantos años que vive cerca de Londres y que ha asumido un proyecto difícil: discernir qué papel, si es que tuvo alguno, pudo haber jugado en una tragedia de décadas. Para hacerlo, debe persuadir a una antigua novia a la que no ha visto o en la que no ha pensado en muchos años para que le entregue un diario que es, al menos legalmente, de su propiedad. Mientras Tony espera su cooperación poco probable, no tiene más remedio que buscar en sus recuerdos, excavando lo mejor que puede cualquier detalle o fragmento de información contextual que haya enterrado.



El diario pertenecía a Adrian Finn, el miembro más brillante y seguro de sí mismo de los amigos adolescentes de Tony, quien se unió a la historia, la filosofía y los buenos modales en una escuela de niños inglesa en la década de 1960. La ex novia es Veronica Ford, cuya relación con Tony fue breve y frustrantemente casta. Lo que reúne a los tres, por así decirlo, después de tanto tiempo es la muerte de la madre de Veronica, que se había aferrado al diario de Adrian desde que se suicidó poco después de que los niños se separaran.

Cuando Tony se entera de que la madre de Veronica, con quien se había encontrado solo una vez en una desagradable visita de fin de semana, le ha legado 500 libras y el diario de Adrian, se siente adecuadamente desconcertado. Su curiosidad se convierte en obsesión al enterarse de que Veronica se ha llevado el diario y se niega a desprenderse de él. Sigue una campaña de correo electrónico, en la que Tony resuelve ser cortés, inofensivo, persistente, aburrido, amigable: en otras palabras, mentir. Decidido a llegar al fondo del misterio y convencido de que el diario tiene la clave, adopta un tono de buen humor imperturbable con Verónica, que responde a sus correos electrónicos con brusquedad, si es que lo hace.



documentación de requisitos en ingeniería de software

Con su gracia y habilidad características, Barnes logra convertir este juego del gato y el ratón en algo genuinamente lleno de suspenso, ya que Veronica revela la información suficiente para que Tony se desespere por más. Una sola página del diario, que sugiere una nota de suicidio muy inusual estructurada a lo largo de las líneas del Tractatus Logico-Philosophicus de Wittgenstein, es todo lo que Verónica le permitirá ver. Más tarde, en persona, le entrega bruscamente una fotocopia de una vieja carta dirigida a Adrián y Verónica, escrita por un joven y enojado Tony, en la que el escritor desea biliosamente a la nueva pareja una pronta ruptura y una vida de amargura que envenenará su vida. relaciones posteriores.

Ambos documentos contienen pistas sobre la naturaleza y el grado de implicación de Tony en lo que condujo al suicidio de su amigo. Pero Tony, ahora un abuelo cariñoso que se divorció amigablemente de su esposa y pasa sus días como voluntario en la biblioteca de un hospital, es demasiado denso o demasiado diferente para conectar los puntos. Y aquí, finalmente, está la pregunta central que Barnes plantea en su novela: si no es la mera torpeza lo que impide que Tony vea lo que realmente sucedió en ese entonces, ¿qué es? ¿Qué otra cosa le impide identificar la forma nebulosa de su propia culpabilidad?

The Sense of an Ending, que ha sido preseleccionado para el premio Man Booker de Gran Bretaña, siendo la cuarta vez que Barnes ha sido tan honrado, lidia con esta pregunta y llega a una conclusión resignada. Tony, por su parte, transmite desde la primera página sus dudas sobre lo que es capaz de recordar; estas dudas se acumulan en el texto como declaraciones desde el estrado de los testigos (no podría testificar a esta distancia, no puedo determinar desde aquí), antes de culminar en una confesión completa de narración poco confiable: exagero, tergiverso.



Tony nos está diciendo, o más bien Barnes, lo que todos sabemos pero no nos importa admitir: que al escribir nuestras propias autobiografías autorizadas, estamos obligados contractualmente a analizar todo por el tema primero. Las cosas, generalmente las más desagradables, quedan fuera. Y luego, con el tiempo suficiente, esos eventos desagradables se olvidan, suponiendo que todo vaya bien y que no surjan diarios o documentos fantasmales para cuestionar nuestros recuerdos. Tony lo expresa de esta manera: A medida que disminuyen los testigos de tu vida, hay menos corroboración y, por lo tanto, menos certeza sobre lo que eres o has sido. ¿Cómo se siente al pronunciar esas palabras? ¿Triste? ¿Suerte? Tony puede ser un narrador poco confiable, nos recuerda Barnes, pero no lo culpe. ¿Qué opción tiene?

Turrentine es un crítico y escritor que vive en Brooklyn.

refuerzo de testosterona mejor calificado 2018

EL SENTIDO DE UN FINAL

Por Julian Barnes

Botón. 163 págs. $ 23,95

Recomendado